AÚN ESTOY QUE LO FLIPO.

Lo de vender, o comprar, un coche de segunda mano lo tengo fresco. Benditos contratos de compra-venta bien redactados para dejar claro que desde la fecha X eres responsable, pero NO de cualquier cosa que hubiera pendiente de antes, me ahorró un buen susto y algo de dinero, malditos toretes al volante
 
Atrás
Arriba