Nuevo Gobierno: ¿nueva apuesta por las renovables?

14

La defenestración política de Mariano Rajoy. Un cambio de Gobierno inesperado. Un nuevo panorama en el que el multipartidismo va a ser clave y en el que por tanto la búsqueda de consensos se convierte en una necesidad. Ministros efímeros… ¡qué se dignan a dimitir! Muchas nuevas en nuestro país. ¿Qué línea planteará el PSOE en temática de renovables? ¿encontrará aliados en su camino? Lo analizamos.

La ruta fijada por el PSOE

Teresa Ribera es la nueva ministra para la Transición Ecológica, cartera anteriormente denominada “Medio Ambiente y Energía”. ¿Una declaración de intenciones o efectismo? El tiempo lo dirá.

Antes de ver resultados, es innegable que en cualquier caso sí existe un cambio discursivo de gran calado. Teresa Ribera no ha tardado en opinar que España “dejará de ser un lastre” en la lucha contra el cambio climático, afirmando que nuestra nación va a luchar por objetivos de renovables y eficiencia energética más ambiciosos.

En otras declaraciones, aseveró que antes del verano tendrían una respuesta para los “pequeños inversores atrapados en las renovables”, y que suprimiría las trabas al autoconsumo. Fue valiente a la hora de hablar de los precios de la electricidad, invitando a repensar el modelo de fijación de precios, e incluso dejando la puerta abierta a una auditoría que desvele los costes reales del sistema eléctrico español -que falta nos hace, Nergizos-. También cuando se refirió a la necesidad de una reforma fiscal que incluya de forma efectiva impuestos verdes.

Por cierto, ¿sabías que tenemos una guía en pdf titulada “Guía definitiva para bajar tu factura de la luz” donde podrás leer cómodamente todo lo que necesitas para ahorrar en tu factura sin tener que saltar de post en post y de web en web?.

Los planteamientos, desde luego, son buenos. Ahora bien, habrá que esperar a ver medidas concretas. No hay que olvidar que queda tan solo año y pico de legislatura.

Un escenario europeo proclive al cambio

Si soplan los vientos adecuados desde Europa, a nadie se le escapa que es más fácil establecer reformas en consonancia. Y así es. Recientemente el Parlamento y la Comisión Europea han rubricado un objetivo más ambicioso en materia de renovables. Del 27% fijado anteriormente al 32% de la energía final en 2030.

Algunos países deseaban mantener el objetivo anterior, Teresa Ribera, según distintas informaciones aparecidas en los medios, ha optado por embarcar a España en el 32.

También se ha tumbado el impuesto al sol en instalaciones de menos de 25 kW, al menos hasta 2026. Algún avispado dirá, no sin fundamento: “pero no me seas Fulgencio, hombre, si en España las instalaciones de menos de 10 kW estaban exentas de dicho impuesto”. Es cierto, pero no podemos olvidar que dicha exención es transitoria y puede ser eliminada en cualquier momento. En la práctica el impuesto al sol no solo no ha recaudado dinero, sino que ha hecho un daño terrible al aumentar la sensación de inseguridad jurídica. En definitiva, es una noticia positiva también en nuestro marco nacional.

De momento parece ser que no triunfa la corriente encabezada por Alemania… y esperemos que así sea durante un largo periodo. Nos tocaría embarcarnos en dicha transición energética en un escenario bastante menos favorable. ¿Qué pretendía Alemania? Básicamente cargar el autoconsumo a partir de 3 kW. Ojo al dato. Faltaba empezar a normalizar el autoconsumo en nuestro país y que impusieran trabas desde Europa. Llegando tarde, como siempre. Aunque más vale tarde que nunca.

Otro aspecto notorio del acuerdo es la fijación de una cláusula mediante la cual se establece como derecho el percibir una remuneración por la energía vertida a red en las instalaciones de autoconsumo, cuya cuantía refleje el valor de mercado. Veremos en qué se traduce y cuándo a nivel nacional.

Explicado de forma concisa el resultado de estas negociaciones, vamos a contar un poco qué bloques hay ahora mismo en la escena, porque quizás a algunos os pille a contrapié la posición de ciertos países: “pero Nergizo, ¿no lideraba Alemania la transición renovable en Europa”? Pues sí, hasta ayer mismo británicos y holandeses instalaban 6 veces más paneles que nosotros, los alemanes nueve veces más. Pero todo tiene una explicación.

De un lado tenemos a Luxemburgo, Suecia, Lituania, Portugal, Italia y España, los más ambiciosos en las negociaciones (algunos pueden llorar de alegría solo con vernos en esa lista). Francia, Holanda, Dinamarca o Austria se sitúan a caballo, pidiendo un objetivo mayor del 30% para renovables pero alejado del 35%. Y ya por la cola Reino Unido, Irlanda y Estonia, solicitando máximo 30%.

¿Y dónde está Alemania? dando bandazos. Pretendiendo por una parte efectivamente liderar esta transición y por otra poniendo trabas en ciertos aspectos, entre otras cosas porque posee una potente industria minera de la que le está costando… deshacerse.

Su posición final queda reflejada en las palabras de su ministro de Energía, Peter Altmaier, quien considera “objetivos inalcanzables” los pactados. La política energética alemana, Energiwende, en proceso de revisión, ya ha acarreado según el ministro un gran peso para el contribuyente alemán.

 

¿Qué podemos esperar?

Si el Gobierno aprovecha esta ola y consigue revertir el escenario de inseguridad jurídica en el que estábamos atrapados (no olviden ustedes también la legislación retroactiva a las primas de las renovables y las demandas de arbitraje internacional que aún estamos pagando, y que pagaremos), puede haber grandes cambios, y para bien.

Aspectos como la derogación de nuestro impuesto al sol dependen de la voluntad del Gobierno, no tanto de las directivas europeas. Pero parece que sí existe esa voluntad. Por otra parte, se anuncia también la aprobación de un RD que armonizará las condiciones administrativas del autoconsumo y simplificará los requisitos técnicos.

Las previsiones de la UNEF son alcistas, de 125 MW que se instalaron el año pasado estiman en que esa cifra podría llegar a los 300 MW anuales en los próximos. No sé cuán fiables son estas cifras, hay corrientes más optimistas y menos, pero desde luego es previsible que la potencia instalada aumente a un mayor ritmo, algunos medios indican que tanto como para pasar a encabezar el ranking. Lo comprobaremos.

No todo es positivo, para llegar al objetivo de 32 % de renovables estipulado por la UE, la inversión en nuestro país rondará los 80.000-100.000 millones de euros en 12 años, instalando unos 8.000 MW anuales.

Paneles instalados en una planta solar fotovoltaica

Si nuestra ruta va a ser esa, necesitamos reestructurar nuestro sistema de generación para lidiar con la sobrecapacidad. Contamos con 100.000 MW para una punta en verano de 40.000 MW. Las centrales de ciclo combinado que funcionan a gas, por ejemplo, lo hacen hoy de media a un 10% de su capacidad.

Y vosotros, ¿pensáis que pasada esta verborrea realmente el cambio será más bien nimio, o que realmente asistiremos a un viraje en la política renovable y en especial sobre autoconsumo en nuestro país?

¿Llegaremos a disfrutar de mecanismos de balance neto?

14 Comentarios

  1. Viendo dónde están trabajando todos los ex-ministros del anterior gobierno socialista, discúlpenme que no sea demasiado optimista sobre cualquier medida que les afecte un pelo a las eléctricas. Con las pensiones de uno no se juega.

  2. Yo soy un tanto escéptico respecto a que la supresión del impuesto al sol redunde en algo significativo

    Lo digo porque hasta ahora muchos particulares podían instalar renovables sin tener que pagar ese impuesto y que yo sepa…pocos lo han aprovechado

    Creo más bien que a nosotros, los españoles, nos va la queja, la protesta, el tumbar gobiernos que no sean los míos, pero hacer, esforzarnos …más bien poco

    • Es que aún sigue siendo una tecnología muy cara para el ciudadano medio, y no accesible a la mayoría de la gente que vivimos en pisos. Ahora mismo solo pueden poner placas y baterías quien se pueda permitir tener una casa o adosado con sitio para poner baterías y le de igual amortizar la inversión en 25 años. Pero ha pasado de prohibitiva a muy cara, algo es algo. Con el paso del tiempo se abaratará aún más, y se podrá aprovechar mejor. La solar tiene mucho recorrido todavía por delante.

      • En mi comumidad de vecinos tengo un presupuesto cerrado para instalar en una parte del tejado placas que cubrirían un 30% de nuestro consumo, y pagaríamos la instalación con fodos propios sin despeinarnos. Ya te contaré que sale en la votación, pero de momento el entusiasmo que llevo palpado es nulo.

        Ya se que tendemos a aquello de “yo no puedo, pero los demás si”, pero lo cierto es que cuando nosotros podemos, tampoco lo hacemos. No voy a mentar el refrán de que hace más quien quiere que quien puede.

  3. Una cuestión que no había pensado hasta ahora es el tema de la sobrecapacidad de las instalaciones. Ya veníamos de un sistema muy sobredimensionado, con la crisis ese sobredimensionamiento ha aumentado aún más en parte por la desaparición de gran parte del tejido productivo, que era lo que consumía más energía; los hogares también consumen menos electricidad por los electrodomésticos más eficientes y por la invasión de la calefacción de gas ciudad (yo debo ser de los pocos que todavía tienen calefacción por acumuladores en mi ciudad). El tema del vehículo eléctrico está en pañales, pero el sistema es perfectamente capaz de absorber hoy mismo ese extra de consumo… Entonces, a pesar de tener un sistema enormemente dimensionado, ¿vamos a seguir instalando gigavatios de renovable para sobredimensionarlo aún más? Si lo hubiéramos hecho antes quizá podríamos haber vendido energía renovable a países de nuestro entorno, pero ahora toda Europa está instalando renovable. Y más y mejor que nosotros, además.

    Habrá que hacer algo con las energías más contaminantes, y me da que la industria del carbón no será un problema fácil de resolver.

  4. Hay 2 impedimentos a mi modo de ver para el autoconsumo.
    Uno en el subconsciente de la gente que es el “impuesto al sol” porque en principio es para instalaciones de mas de 10kw de potencia, pero a la gente se le ha metido en la cabeza y no hay quien se lo saque.
    Y dos ,para mi el mas problematico, el registrar la instalación, si vas a poner una instalacion de varios KW y te vas a gastar varios miles de euros en ella registrarla es una faena pero bueno el precio se divide entre el resto de la instalación, pero el problema es cuando quieres poner una instalación pequeñita, 300/600 w una instalacion de una o dos placas, suficiente para el consumo mínimo de la vivienda, una istalación que no llegará quizas a los 500€ y que te vas a ahorrar unos pocos centimos al día de tu factura de la luz, si tienes que pedir permiso de obras al ayuntamiento, hacer un estudio de la instalación, poner un contador en el exterior de la casa(lo mas seguro que con obra incluida), automaticamente se te quita la ilusión y te olvidas de hacer nada.

    • Tampoco hay que olvidar que la exención del impuesto para instalaciones menores de 10 kW es eso, una exención temporal y extraordinaria que puede desaparecer en cualquier momento. No en vano te hacen poner el contador y demás mandangas, por si el día de mañana hay que cobrar.

      Que igual con el color político actual es poco probable que eso suceda, pero la legislación está tan a huevo para empezar a cobrar la cosa sin apenas esfuerzo legal, que a mí me daría bastante respeto, sobre todo teniendo en cuenta que la cosa se amortiza en decenas de años y la política da muchas vueltas.

    • Eso sin contar como además en el mismo Decreto hay un apartado que dice que está prohibido instalar más kw de los que tienes contratados, y eso sí que es una auténtica p*ut*d*.

      Lo de los permisos y demás también, al final te sale casi igual montar una instalación de 600w que una de 2kw.

  5. Lo único positivo que veo es que porfin se mencioné a la sobre capacidad de nuestro sistema eléctrico, máxime cuando nuestro sistema de proyección de la demanda es de los mejores en el mundo.
    La instalación de renovables aumentando todavía más la sobre capacidad, no hace más que encarecer los costes fijos del sistema, costes que no paran de aumentar y acaban en el bolsillo de precisamente los sectores más vulnerables o los sectores productivos que pierden competitividad (Es necesaria una regulación sensata tras una auditoría externa , y no chapuzas como impuestos al autoconsumo que tan mala prensa y tan mal diseñados por la necesidad de parchear y no abordar la cuestión energética en profundidad)
    Seguir instalando por compromiso es una basura, a medio y largo plazo saldrá mejor al bolsillo y al medioambiente la inversión en tecnología que permita de una vez la gestionabilidad real de las fuentes de energía renovable, y desde ahí iniciar el ciclo de renovación de la potencia instalada.

    • Una cosa es lo que interesa al ciudadano y otra al político. Y otra bien distinta al político que mira por sus intereses particulares.

      Posiblemente a medio plazo lo mas razonable para todos seria dejarse de pamplinas de cumplir cuotas y sabiendo que tenemos una sobrecapacidad dejar de invertir en nuevas plantas, que aunque sean renovables cuestan dinero y aumentan el problema, pero eso de cara al votante que no tiene n.p.i. de lo que se le cuenta queda mal, mejor decir que hacemos nuevas plantas pero sin decirle que las tenemos que parar porque su producción no es necesaria.

      El verdadero problema es que la solución tienen que darla los técnicos pero en realidad la van a tomar los políticos.

      • Hombre, pamplinas no son. Generar electricidad con carbón, petróleo o renovables supone emitir más o menos CO2, y eso tiene consecuencias a efectos de las cuotas de CO2 que se pactan a nivel internacional, y ahí pueden caer sanciones. También, comprar más o menos petróleo influye en la balanza comercial del país, que afecta directamente a la economía. Y luego está el tema de la contaminación, que a nivel de cambio climático es más abstracto (aunque podríamos hablar de desertificación y compañía), pero que en cuanto a contaminación en las ciudades es un problema acuciante, que provoca gasto hospitalario contante y sonante.

        Vamos, que hay que escuchar a los técnicos, pero a todos: a los de Industria, a los de Economía, a los de Medio Ambiente y a los de Sanidad. Y seguramente a alguno más también que me dejo, porque es algo que afecta a prácticamente todos los ámbitos.

        • Con capacidad de generación más que sobrada podemos cerrar mañana las centrales de carbón que quedan que se cuentan con los dedos de una mano y pasar a usar alguna de ciclo combinado en su lugar y sin hacer nada más de manera automática nuestra proporción de renovables se dispara. Y cualquiera de esas centrales de cq es nueva, con la última tecnología en ese campo, mientras !as de carbón son decimonónicas.

          Sin gastar un duro.

          Petróleo en generación se usa tan poco que ni siquiera aparece en las estadísticas de REE.

          Pero no verás que nadie haga esas cuentas porque lo que interesa es construir. Aunque eso suponga seguir con el 50% de la capacidad de generación, y precisamente la más moderna de las tradicionales, apagada.

      • Es cierto que hay una gran sobrecapacidad de producción… pero con matices. En 2018 hay 104 GW instalados, de los cuales se consume sólo una media de 30 GW.

        ¿Y de esos cuantos se producen con las renovables y cogeneración? Pues en promedio (5 años) sólo 17 GW. El resto: Nuclear + Carbón + Ciclos + Fuel-Gas, pueden suponer hasta 38 GW adicionales “reales”, con lo que la generación teórica de 104 GW se queda en 55 GW promedio reales. Si a las renovables sumamos la nuclear (que al parecer intentarán mantener) llegamos a los 24 GW. ¿Y el resto? Las térmicas de carbón van a desaparecer en pocos años (10 GW) por lo que habrá que echar mano casi permanentemente de los ciclos combinados, que es el sistema de generación más caro, entre 60 y 100 € el MW, lo que encarecerá el mix energético nacional.

        Conclusión: Si no se hace nada nos enfrentamos a un encarecimiento importante de la factura eléctrica. El camino a seguir está claro: permitir/facilitar la instalación de generación renovable, al tiempo que se promueven sistemas de almacenamiento masivos de energía. Al contrario de lo que se ha comentado, la puesta en marcha de instalaciones de generación renovable desde 2012 no requieren de ningún tipo de subvenciones ni costes para el erario público. Basta con eliminar las trabas administrativas y favorecer las inversiones.

    • La sobrecapacidad es relativa. Gran parte de ella no es tal. Es cierto que a nivel de ciclos combinados se les fue la mano, pero gran parte de la misma viene dada por cómo computar las renovables y en particular eólica y solar. En ambos casos la capacidad instalada ha de ser muy superior dado que su capacidad de generación no es controlable y los picos máximos no se alcanzan de forma sostenida o simultánea. Ni a todas horas hay el mismo sol ni siempre sopla el viento. Así pues, siempre has de dimensionar estas instalaciones con un capacidad nominal muy superior.
      Por otro lado nos olvidamos que tenemos un 25% de capacidad nuclear que caduca a la de ya. Si se amplia o no su funcionamiento por diez o veinte años es otra cuestión, pero sobre el papel de aquí a cinco años caducan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Carlos Gutiérrez (Nergiza) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados es gestionar los comentarios que realizas en este blog y/o suscribirte a los mismos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cubenode (proveedor de hosting de Nergiza) dentro de la UE. Política de privacidad de Cubenode https://cubenode.com/policies/politicas_privavidad/. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en carlos@nergiza.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar información adicional sobre Protección de Datos en: https://nergiza.com, así como consultar mi política de privacidad.