¿Por qué apostar por la generación eléctrica distribuida?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Que el futuro será renovable o no será, es algo que más o menos comenzamos a tener todos interiorizado sin necesidad de ser Greta Thunberg… Ahora bien, ¿basta única y exclusivamente con que así sea? ¿qué modelo de generación eléctrica renovable debería depararnos?


 

El sistema del siglo XX, la generación centralizada.

Durante el siglo pasado y en lo que llevamos del siglo presente, la producción y la distribución de la energía eléctrica se ha llevado a cabo mediante lo que podemos definir como un sistema de generación centralizado.

Este tipo de sistemas, cuyo eje son las grandes centrales, tiene una destacable ventaja: la economía de escala.

Es decir, a medida que el tamaño de las centrales de generación aumenta, los costes por unidad producida (en este caso el kWh) descienden.

Pero este modelo tradicional también conlleva una serie de desventajas.

En el reverso de la moneda, también implica la necesidad de contar con grandes capitales para poder ser partícipe de este tipo de generación, lo que genera que unas pocas compañías cubran todo el mercado. Es pocas palabras, un oligopolio.

Nótese que no es lo mismo la empresa productora o generadora que la empresa comercializadora. La comercializadora (que han brotado como hongos en los últimos años), compra en el “pool eléctrico” para posteriormente vender energía a los consumidores.

Generar la electricidad de forma centralizada también conlleva otros problemas muy importantes, como las pérdidas derivadas de su transporte hasta puntos de consumos lejanos al lugar de generación.

Nota: recordemos que cuando transportamos electricidad, se producen unas pérdidas directamente proporcionales a la distancia, e inversamente proporcionales a la tensión. Por esta razón, el transporte de energía se realiza a 400.000 ó 500.000 V. Básicamente, se trata de aumentar el voltaje para reducir la intensidad. Dado que las pérdidas de energía en los conductores quedan determinadas por la fórmula I 2 x R . Si la corriente se duplicase, para un conductor de una resistencia dada, las pérdidas se cuadruplicarían.

 

El cambio de paradigma, la generación distribuida.

La generación distribuida propone un esquema totalmente distinto, muchos productores de menor potencia, generando electricidad de forma local, los más cerca posible de los lugares en los que se demanda la energía.

Con esta metodología se reducen de forma realmente significativa las pérdidas en el transporte de la energía.

Pero además, esta dinámica de muchos productores y autoconsumidores casa a las mil maravillas con las tecnologías renovables, convirtiendo sin ir más lejos la cubierta de nuestro hogar en una instalación fotovoltaica de generación eléctrica.

Si a esta ecuación le sumamos la actual preocupación por el cambio climático, nuestra huella en el planeta o la calidad del aire en nuestras ciudades, no es de extrañar que la legislación se encamine progresivamente hacia la generación distribuida.

Pero tal y como abríamos este artículo, ni siquiera hace falta abrigar una empatía considerable hacia causas medioambientales para entender que la generación distribuida y el autoconsumo son buenas ideas.

En España, sin ir más lejos, las PYMES pagan la electricidad más cara de la UE.

Y es que, como dijo en una entrevista el astrofísico Neil deGrasse Tyson, el hombre colonizará Marte si encuentra causas rentables (en términos estrictamente económicos) para hacerlo. O como se diría en catalán: “la pela, es la pela”.

Pivotar hacia el autoconsumo también es una fuente de empleo y permite reducir la fuerte dependencia energética que España tiene del exterior, reduciendo la factura de los miles de millones de euros que se gastan en la compra de crudo o gas natural.

 

Retos para su implantación y complementariedad con el sistema actual

La idea es que la generación distribuida avance permitiendo a los autoconsumidores vender sus excedentes, o al menos acogerse a ciertos modelos de compensación, como la facturación neta, lo que potenciaría este tipo de producción.

Sin embargo, generar electricidad en una serie de instalaciones a pequeña escala implica una complejidad de gestión obvia, frente a unas pocas centrales que concentran toda la producción.

Partiendo de esta base, la complementariedad entre ambos sistemas especialmente en la etapa de transición, es vital para el desarrollo de la generación eléctrica en el futuro.

Por otra parte, la propia Comisión Nacional de la Competencia (hoy Comisión Nacional del Mercado y la Competencia), aludió a que la presión que el autoconsumo eléctrico ejercería sobre los suministros convencionales, permitirían mejorar la competitividad del sector (IPN 103/2013).

Lo que en síntesis viene a decir que, en caso de convivir ambos sistemas, incluso quienes siguieran obteniendo su energía eléctrica por fuentes de generación centralizada, se verían beneficiados.

5 comentarios en “¿Por qué apostar por la generación eléctrica distribuida?”

  1. No hay líneas de transporte a 500kV, al menos en España, aunque Wikipedia diga que sí.
    Otra cosa que el autor debería repasar es la regulación en frecuencia de la red.
    Y por supuesto, hubiera estado bien que mencionase la importantísima ventaja que proporciona una red centralizada respecto a pequeñas redes distribuidas: La fiabilidad.
    En fin, creo que el autor deja que sus gustos y preferencias se impongan a la realidad… desgraciadamente es algo muy habitual

    Responder

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Carlos Gutiérrez (Nergiza) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados es gestionar los comentarios que realizas en este blog y/o suscribirte a los mismos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cubenode (proveedor de hosting de Nergiza) dentro de la UE. Política de privacidad de Cubenode https://cubenode.com/policies/politicas_privavidad/. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en carlos@nergiza.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar información adicional sobre Protección de Datos en: https://nergiza.com, así como consultar mi política de privacidad.